I Congreso Argentino

Durante los dí­as 5 y 6 de julio de 2007 se realizó el Primer Congreso Argentino de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnologí­a en la Universidad Nacional de Quilmes (en la localidad de Bernal).

La iniciativa respondió a dos intenciones convergentes. Por un lado, facilitar el encuentro de un amplio espectro de investigadores, relacionados de modo diverso con el vasto campo que implica el análisis de las relaciones entre Ciencia,Tecnologí­a y Sociedad: historiadores, sociólogos, economistas, politólogos, ingenieros, educadores, antropólogos. Por otro, posibilitar el diálogo entre diferentes matrices sub-disciplinares: sociologí­a de la ciencia, economí­a del cambio tecnológico, historia de la ciencia, sociologí­a de la tecnologí­a, historia de la tecnologí­a, antropologí­a de la ciencia y la tecnologí­a, historia de la ingenierí­a, historia de empresas, análisis de polí­tica cientí­fica y tecnológica, entre otras.

A lo largo de los dos dí­as de trabajo, más de 280 participantes respondieron a la convocatoria. Una numerosa cantidad de investigadores de Universidades e institutos de investigación y desarrollo del interior del paí­s realizaron un esfuerzo por participar en las sesiones. Sorprendentemente, dado el carácter nacional del encuentro, se registró la presencia de más de 60 participantes extranjeros (20%) de Brasil, México, Uruguay, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Espa°a, y Francia.

El congreso fue co-organizado por el Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnologí­a (IEC-UNQ) y el Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica “José Babini” (CEJB-UNSAM). Contó con el generoso financiamiento de: CONICET, ANPCYT, UNQ, CEI, UNSAM y con el apoyo de diversas instituciones auspiciantes: Centro de Investigaciones para la Transformación (CENIT), Maestrí­a en Polí­tica y Gestión de la Ciencia y la Tecnologí­a (UBA), Departamento de Sociologí­a (UNLP) y la Universidad de San Andrés (UDESA). Su Comité Organizador estuvo a cargo de Pablo Kreimer, Hernán Thomas y Diego Hurtado.

Durante las intensas jornadas de trabajo se presentaron 220 ponencias, distribuidas en 6 sesiones paralelas. Estas ponencias se organizaron en 20 mesas temáticas que funcionaron ambos dí­as de 9 de la ma°ana hasta las 20 hs. La diversidad temática respondió a la extensión del campo de estudios sociales de la ciencia y la tecnologí­a: Polí­ticas de ciencia y tecnologí­a; Innovación; Poder; Ciencia, tecnologí­a y utilidad social; Tecnologí­as de Información y comunicaciones; Historias de tecnologí­as; Disciplinas e instituciones de ciencia y tecnologí­a, Educación, Ciencia, tecnologí­a y cultura. El Comité Cientí­fico del evento destacó el alto nivel de las ponencias y las riquezas de las discusiones a las que dieron lugar.

Se organizaron dos mesas redondas temáticas en el auditorio de la UNQ. Los panelistas fueron prestigiosos académicos especializados en el área, provenientes de universidades de Latinoamérica (Brasil, México y Argentina). Contaron con gran asistencia de público y dieron lugar intensos debates entre los participantes.

La primera mesa redonda respondió a la desafiante pregunta “¿Para qué sirven los Estudios Sociales de la Ciencia?”. Coordinada por Leonardo Vaccarezza (UNQ), contó con la participación de Antonio Arellano (UAMEX), Ana (Diego Hurtado (UNSAM), Pablo Kreimer (UNQ). La segunda, “Tecnologí­a local para el desarrollo y la resolución de problemas sociales”, fue coordinada por Hernán Thomas. Participaron Carlos Abeledo (UBA), Iván da Costa Marques (UFRJ), Renato Dagnino (Unicamp) y Andrés López (UBA-CENIT). Las exposiciones dieron lugar a interesantes y generosos debates. Nuevos temas de investigación y discusión quedaron abiertos.

Durante el acto de clausura se creó la Red Argentina de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnologí­a (ESCYT) y se planificó la realización del Segundo Congreso Argentino de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnologí­a para julio 2010 de la mano del ESOCITE 2010 en Buenos Aires.